A FIFA, O PRÍNCIPE ALI DA JORDÂNIA E O RACISMO

0

A Fifa anunciou ontem, 27, o fim dos trabalhos da comissão contra o racismo, que visava estimular campanhas em todo o mundo pela igualdade e inclusão. O anúncio ganhou o protesto do príncipe Ali, da Jordânia, que preside a Associação de Futebol de seu país e é um dos dirigentes mais ativos do esporte no mundo, despojado e sempre preocupado com a inserção social por meio do esporte. Leia a nota oficial de sua declaração, em espanhol.

 

Londres, 27 de setembro de 2016

“El anuncio de hoy de que la FIFA ha disuelto su Grupo contra el Racismo, teniendo en cuenta su trabajo realizado, es muy preocupante. La lucha contra el racismo está lejos de terminar y la noción de que los actuales dirigentes de la FIFA creen que las ‘recomendaciones del Grupo se han implementado’ es una vergüenza. Nunca ha sido tan evidente la necesidad de luchar contra el racismo y la discriminación racial como lo es en el mundo en que vivimos hoy. El fútbol es el deporte más popular del mundo y uno de los medios sólo prácticos para ayudar a la gente de nuestro mundo a curar sus diferencias, pero no podemos comenzar sin primero abordar en términos reales las diferencias raciales y la discriminación que son muy reales y aparentes, a las que se enfrentan nuestras asociaciones de fútbol, jugadores y aficionados. No es algo que cualquier órgano de gobierno con cualquier apariencia de responsabilidad pueda obviar o negar.

“He sostenido durante mucho tiempo que la lucha contra el racismo y la discriminación debe ser una parte permanente de la institución y que el Comité Ad Hoc debe evolucionar hacia uno permanente con verdadero apoyo y recursos. Aunque lemas y premios son loables, la Comisión y su trabajo deben tener la capacidad de ir más lejos en la estructura de la sociedad y trabajar en conjunto con asociaciones de fútbol, gobiernos, ONG y los participantes para abordar el racismo y la discriminación en todas sus formas. 

“La realidad como con muchos programas dentro de la FIFA es que el Grupo nunca recibió apoyo real desde su creación y su papel era más sobre la imagen de la FIFA que abordar realmente las cuestiones. De hecho el actual Grupo nunca se ha reunido. Ahora la idea que la FIFA cree de que es el momento adecuado para disolver su grupo de trabajo contra el racismo es ridícula. Hay todavía mucho trabajo por hacer, y la FIFA debe mostrar liderazgo, asumir la responsabilidad de la reforma y rendir cuentas si el cambio no se pone en práctica. 

“Transparencia, confianza, credibilidad e integridad son los valores que se deben ejecutar a través de todo lo que hace la FIFA – no abordar correctamente la plaga del racismo y la discriminación es una traición absoluta de esos valores.”

 

Compartilhar.

Sobre o autor

Comentários desativados.